Archivo

Archive for the ‘EDUCACIÓN PERIODISTICA’ Category

Sepultureros mediáticos

Señores asambleístas:

Cuando esto ocurría en otros países, me parecía difícil que en el mío podría suceder lo mismo algún día. Pero pasó y esa es la razón por la que les escribo, así no lean.

Soy periodista de un medio de comunicación de la Patria que deciden, hacen, deshacen y se burlan. Tienen razón: pueden, pero no deben.

A  nosotros los comunicadores no nos eligen ustedes, nos elige la audiencia y eso se debe a la calidad de nuestro trabajo. Leer más…

Anuncios

Estudiantes de la Universidad Salesiana marchan por la Profesionalización

La Nueva Ley de Comunicación, tiene sus seguidores y sus opositores. Las marchas de los estudiantes de distintas universidades, toman fuerza en las calles del país. El pueblo ecuatoriano no se pone de acuerdo en lo que serían sus conveniencias a futuro, para una información veraz, objetiva e imparcial de parte de los Medios de Comunicación, que beneficie sobre todo al ámbito educacionales de la sociedad ecuatoriana y sobre todo que genere un progreso al país y los aplazamientos para concretar esta nueva reforma que crea caos y disconformidad principalmente en los que generamos la profesión.

Leer más…

Información sobre la Ley de Comunicación

Organismos y Mecanismos de Regulacion y Vigilancia:

Los organismos encargados de la vigilancia del Cumplimiento de la presente Ley de Comunicación, según los artículos aprobados del 89 – 95 propuesta por el Gobierno Nacional, indica que los únicos encargados al cumplimiento del ejercicio de los derechos de la comunicación son: la Defensoría del Público, las Veedurías Ciudadanas y los Observatorios de Medios.
Leer más…

Mediocridad Periodística

El New Yorker en español

Nunca he querido hacer el New Yorker en español. Es decir, no creo en reversionar “en castellano“ la mí­tica revista estadounidense. Esto último es necesario aclararlo, casi como una declaración de principios. No es un detalle insignificante: en los últimos años he conocido a muchí­simos -demasiados, la verdad- periodistas latinoamericanos que tarde o temprano -con más o menos cervezas en el cuerpo- terminan diciendo aquella temida frase: «Queremos hacer el New Yorker en español».

¿Por qué lo dicen? ¿Y por qué, siempre, como una solución? No hay distingo de rango ni de paí­s. La frase se la he escuchado a estudiantes de periodismo, a reporteros desempleados, a directores de grandes grupos de revistas. Sólo en Buenos Aires, donde vivo hace algunos años, recuerdo claramente a tres editores de medios relativamente importantes que me han dicho: «Nuestra idea es que, de a poco, lleguemos a ser como el New Yorker en español».

Demás está decir -lo supondrán- que esos mismos editores, de ambiciones tan cosmopolitas, manejaban un presupuesto flaco como un alfiler y nunca llegaron a concretar su -pretencioso- sueño. No es un problema tener poco dinero: tiene cierta épica colaborar con una revista de buenas historias y bajo presupuesto. Lo grave, estoy convencido, es lo otro. Es seguir creyendo que algo nos falta. O más grave, pensar que lo que nos falta es una versión en español de The New Yorker.

Todos nos hemos burlado cuando fracasan, una y otra vez, intentos como el tener un Hollywood en español, un campeonato de Football Americano en español, y hasta una una Navidad con pista de hielo en español. Sin embargo, la idea de nuestro propio New Yorker sigue en pie como una aspiración porfiada. Hace pocos dí­as, en una mesa de bar con periodistas, volví­ a escuchar la frase como si fuera la última gran ocurrencia. Entre vasos de cerveza sin gas y cigarrillos incendiados, alguien soltó: «Tengo una idea… ¿y si intentamos hacer algo como el New Yorker en español?». Otra vez. Como tantas veces. No sé si alguien entiende esta obsesión/cliché. Tal vez, la respuesta es simple: finalmente solamente somos eso: una gran versión en español.

Por cierto, cada uno puede querer hacer lo que quiera. Nadie prohi­be nada. Hagan la versión latina de la revista gringa, si eso resuelve la cuenta pendiente. Inténtelo, y háganlo de una vez. Incluso, tal vez colabore. Pese a que mantengo en alto la consigna: ¡NO AL NEW YORKER EN ESPAÑOL!

 

Comentario:

No cabe duda que los medios de comunicación han convertido a sus intereses en empresas interesadas solo en el mercado, puesto que más de los interés políticos de por medio, las empresas hacen que las noticias que no son noticias sean obligatorias para los periodistas hablar de tal o cual de estos temas siendo totalmente irrelevante. ¿es eso ético? ¿Cómo es posible que los “periodistas” latinoamericanos tengan un pensamiento tan corriente de identificarse con medios gringos y mucho más tener como propósito el “yo quiero ser como…”

Esos comunicadores plantean enfoques mediocres sin nivel cultural , ni identidad propia en los que se hacen parte de la sociedad de consumo, se excluyen de valores éticos y se mantienen en manos de los monopolios de dicha sociedad, en la que la responsabilidad social no existe y el camino a la buena información es limitado.

Los periodistas debemos tener una comprensión de la comunicación no como mercancía, sino como para nosotros mismos, como  impulso propio, para un espacio de transformación y participar de una democracia justa para crear sociedades críticas e informadas. Pero, ¿con comunicadores que piensan en la prensa del primer mundo como si fuera lo mejor, porque no empezar por el cambio común de nuestros  países que son los que necesitan genios de la información que cambien la visión de la sociedad a la que pertenecen brindando información de calidad, utilizando fuentes confiables y verídicas en las que se contrasten, crear enfoques de debates generales y sobre todo invertir en calidad.

Fuentes:

http://www.m-x.com.mx/periodismo-portatil/

http://twitter.com/menesesportatil

Periodismo de Opinión- EDITORIAL

 

 ANÁLISIS:

Objetividad,  fuentes exactas que se contrasten fuera de ser anónimas para generar credibilidad, hacer noticias con un fin social que genere opinión, un buen funcionamiento del léxico aplicado y sobre todo investigación de profundidad que pueda ser demostrada, eso y mucho más, es un periodista.

Entre los comunicadores y los periodistas, propiamente dicho, existe una gran diferencia. Si bien es cierto que no se necesita un título profesional para ejercer un tipo de vida, es necesario ser un especialista e investigador en los temas informativos que se va  proporcionar a la sociedad, puesto que no por nada nos llaman el “cuarto poder del estado” y es por la sencilla razón que “nuestra versión” es la versión de todo los que nos lees a diario, de todos los que nos critican, de los muchos que nos llaman a amenazar cuando una nota investigativa es publicada con un fin determinado, y los pocos que valoran nuestro trabajo y forma de redacción sin fin de lucro: con salarios mínimos bajos y sobre todo con sin un horario establecido. El periodista en está en todas partes, el comunicador también, pero: Cuál es la diferencia? Un periodista es alguien con vocación especial y que se acerca a contar temas realistas que ayuden a la sociedad con un juicio de distinción entre la verdad y la mentira.

Los periodistas de este país especialmente, no todos, a pesar de ya haber establecido las diferencias entre un comunicador y un periodista no está de más decir que los medios de comunicación a nivel mundial, están ejerciendo su profesión, practicando la causa de la globalización, que es vender los intereses éticos profesionales convirtiendo al medio como una EMPRESA importando solo el MERCADO y dejando de lado el interés de una sociedad correctamente informada, educada y critica.

A pesar de que ahora nuestro gremio, (digo nuestro porque ya casi empleo la profesión de PERIODISTA) , se está formando con una base educacional distinta en las aulas de clase utilizando el medio alternativo obligatorio sigue siendo en parte mediocre y creando competencias individuales, quiero recalcar que mi único fin es el de establecer en el medio, textos sencillos que no sean dominantes, ejerciendo una democracia más participativa, llevar la voz de los pueblos que luchan por su soberanía, trabajar sin lucro, con neutralidad sin utilizar estereotipos para fortalecer los medios para aumentar un prestigio que produzca exclusividad y sobre todo satisfacción personal.

 

FUENTE:

Diario “El Hoy” (http://www.hoy.com.ec/)

Seminario Internacional: PERIODISMO,  ETICA Y DEMOCRACIA (CIESPAL)

El infierno de la prensa

Un video interesante:

 

 

 

El vídeo “El Infierno de la Prensa” circula por la red desde 2005, fue realizado por la agencia Publicis Impetu para el diario uruguayo Últimas Noticias, y se ha convertido en un clásico a la hora de ilustrar los males de la prensa (entre los que, afortunadamente, no aparece internet).

Los niveles del infierno de la prensa:

 -1: Los superficiales, los que nunca investigan.Pocas fuentes : Mala Información

 -2: Los inexactos, los que no contrastan fuentes, los imprecisos.Pésima estructura en la elaboración de un texto, hace que el lector deje de envolverse en el contenido y crea confusión.

-3: Los tendenciosos.Rutina.

-4: Los altaneros, los que abusan de su poder.El comunicador deber ser el portador de información que se debe a la sociedad. Buena actitud para su público. Éxito de escritura.

-5: Los sensacionalistas.Información comercial, absurda y muchas veces sin valor alguno. Explotación de los espacios, retrocede el proceso periodistico, aumento de hechos noticiosos, rebasa elementos estructurales con un nuevo control capitalsita de la subjetividad y las emociones, fines sociales se excluyen los valores éticos (sociedad de sonsumo), información mediatica que construye medios de inseguridad ciudadana. Basura Noticiosa.

-6: Los serviles, los que se venden, los que responden a intereses.Falta de ética profesional, el periodista debe ser verás e imparcial.

7: Los calculadores.Inquietante, realista y sugerente

Fuente: www.youtube.com

Periodistas: No llegar tarde al futuro

¿Podrá la vieja industria de la prensa anticipar con acierto alguno de los grandes desafíos que le plantea la innovación tecnológica, o estará condenada a reaccionar siempre ante los envites de los nuevos actores de la escena mediática?
 
Todas las grandes innovaciones que están marcando los nuevos modos de relación de los usuarios con la información se han originado fuera del espacio de los medios.
 
La prensa no supo ver la revolución que la red introduciría en la gestión de los anuncios clasificados y Craiglist lo aprovechó. La agregación de titulares, la búsqueda hemerográfica global y la visualización han sido batallas ganadas por Google con News, News Archive Search y Fast Flip.
 
Los medios piden protección, ponen demandas y se quejan, pero mientras tanto la innovación sigue su marcha inexorable cambiando el escenario y la cultura de consumo informativo de las nuevas generaciones.
 
Me atrevo a pronosticar que la next-big-thing en el ámbito de la prensa serán los dispositivos portátiles de lectura (digitales, actualizables, táctiles y flexibles). Una mezcla de Kindle, Infinite Book y, por supuesto, iPhone.
 
El tema, entonces, es: ¿serán capaces los grandes editores de medios en español de ponerse acuerdo para investigar, desarrollar e impulsar contenidos, formatos y plataformas para hacerse cargo del inevitable destino digital de las noticias? O por el contrario ¿serán, una vez más, las industrias de los gadgets y del software las que dibujarán nuestro futuro?
Comentario:

La tecnología es el medio actual que envuelve el mundo entero, ahora con innovaciones como Internet móvil, o simplemente el estar frente a una computadora en el momento de trabajar son herramientas básicas que envuelven a la sociedad a ahorrar tiempo y dinero encontrando información on-line que es de suma importancia, sobre todo si tiene que ver con los medios de comunicación, puesto que estos son el “cuarto poder del estado” y desarrollo de la misma. Lo que la sociedad refleja y defiende de cierto modo.

Ahora, ¿los editorialistas y la propia información que se requiere saber, sale del medio alternativo, Internet?,  o son las nuevas tecnologías las que consumen a los periodistas actuales, haciéndolos menos investigativos y veraces ante un público que cada día se vuelve más exigente? 

El periodista se basa de varias alternativas ahora para construir la información, Internet, prensa local, medios audiovisuales, entre otros, pero, por esa misma razón, no siempre es de buena calidad su trabajo y cada vez es más cuestionado por la audiencia por el simple hecho de que la información no solo llega de un solo lado, sino que por varios medios que se pueden comprobar simultáneamente para una comunicación de calidad.

Fuente: