Inicio > General > El problema es otro

El problema es otro

Portada de Diario La Hora (8 de noviembre de 2012)

“Mis nombres y apellidos completos son Oscar Alejandro Pico Solórzano y la persona afectada es la administración pública, en particular la Función Ejecutiva y el Gobierno Nacional”, dicen las primeras líneas de la demanda que presentó el subsecretario de la Administración Pública contra Diario La Hora, por una nota periodística que no fue del agrado del presidente Rafael Correa, sobre una noticia referente al gasto oficial en publicidad.

Cuando La Hora publicó la información en la edición del 10 de octubre en el texto titulado ‘2012: 71 millones en publicidad oficial’, que resultó incómoda para el poder, pero de total interés para la ciudadanía, el medio cumplía con su responsabilidad social por la que trabaja, tomando en cuenta la declaración de un tercero, citando respectivamente la fuente.

La supuesta violación a los derechos constitucionales que plantea el Gobierno, al sentirse inconforme con la aclaración que sí hizo diario La Hora el 13 de octubre por el mismo pedido de Pico, refutando los datos de Participación Ciudadana; deja claro que el medio cumplió con lo solicitado y eso es más que suficiente.

¿Se han preguntado cuánto la publicidad estatal ha matado la verdadera participación ciudadana y las posibilidades de progreso en la política ecuatoriana?

En un Gobierno que ve a la comunicación como publicidad y a la política como mercadeo, permanecer en campaña implica el continuo apoyo de la propaganda. El gasto evidentemente es intrascendente: no ha privilegiado el interés común, sino las conveniencias para mantener una imagen favorable del lado oficial. Hacerlo además, es una forma de corrupción, al aprovechar el poder y el dinero ciudadano para satisfacer inocultables ánimos vengativos en la difusión de información en contra de personas comunes tachados por el propio Jefe de Estado, como críticos y opositores.

Dentro de las medidas cautelares solicitadas al juez 21 de lo Civil de Pichincha, Marco Albán Núñez, se alega que “no se puede permitir que esta acción de protección se convierta en una batalla mediática más” y que, por ello, La Hora no debe pronunciarse en sus páginas sobre la demanda ¿Por qué? si este es un asunto de interés colectivo y la audiencia es pública.

Si lo que se pretende es restringir la divulgación libre de la información, amordazando los procesos comunicacionales para impedir la transparencia sobre la gestión pública, el camino que está tomando el Gobierno resulta ser el más primitivo y autoritario. Además, contradice a la Constitución y atenta contra los derechos ciudadanos.

A diferencia de los medios estatales mal llamados públicos y principales causantes de evidentes casos de manipulación y partidismo informativo, La Hora no informa solo a quienes consumen medios privados.

A nosotros nos elige la audiencia y eso se debe a la calidad de nuestro trabajo.

La lucha continúa.

Anuncios
Categorías:General
  1. 9 noviembre 2012 en 1:27 AM

    Wonderful work! This is the type of info that should be shared around the web. Shame on Google for not positioning this post higher! Come on over and visit my web site . Thanks =)

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: