Inicio > EDUCACIÓN > ¿Censura de la basura o basura la censura?

¿Censura de la basura o basura la censura?

El rating está por encima de todo. Tenemos la culpa: ningún negocio funciona sin la confianza entre un comprador y el vendedor.

¿Quién es quién para calificar a la televisión ecuatoriana como basura? Sobre la censura, nadie puede prohibir a alguien que vea lo que tenga ganas de ver. Tampoco se trata de ser autoritarios y prohibir emisiones que disgustan a cierto tipo de audiencia; sino que las empresas que brindan servicios públicos, deben garantizar una programación diversa y de calidad.

Se puede ganar la batalla para una televisión mejor, pero hay un problema estructural básico: la escasa perspectiva para gestionar el material en corto plazo, con resultados inmediatos y poco presupuesto.

Los dueños de los medios piensan más o menos de esta manera: “¿Qué sacamos realizando un programa cultural ecuatoriano, cuando podemos ganar más con la transmisión de un partido de fútbol sin tanto esfuerzo ni con nuestro dinero? La cultura es importante, pero no genera ganancias.

En Ecuador, el Estado ha querido ser quien adjudique las licencias para transmitir programas de televisión; sin embargo, los responsables del contenido televisivo son las administraciones de cada canal. Una normativa, si puede evitar que se miren determinados programas que no respetan horarios de transmisión y que sin embargo, insisten en sus formatos sinvergüenzas como epicentro.

Nuestra farándula: entre todos programas, ‘Vamos con Todo’ se lleva la ventaja. Los personajes son caricaturas, el contenido es digerible y su lógica parte desde la rapidez de crear conflictos con desesperación. No importa si las circunstancias de exposición de “las estrellas” son inventadas, siempre “el periodista” que ventila esos secretos íntimos, es catalogado de destructivo. El programa se estrenó hace más de siete años y su rating se mantiene a pesar de los cambios constantes en sus presentadores, cada uno, con una singular característica de personalidad.

En la comedia el humor no se reinventa. Nadie niega que David Reinoso tiene un talento incomparable, su carrera televisiva la lleva a cabo desde 1997 interpretando a más de 80 personajes. Sin embargo, su formato ‘comedia’ no cambia la trama y todavía no refleja el concepto que demanda reírnos de nosotros mismos, sin ofender al resto. Nosotros somos el resto, y entre nosotros, las personas con diferentes preferencias sexuales, afroecuatorianos e indígenas, son el blanco de la broma grotesca y ofensiva cuando el lugar en donde vivimos, es un país altamente diverso. ‘Vivos’ y ‘La Pareja Felíz’, producto que forma parte de las “genialidades” del director guayaquileño Jorge Toledo, es un ejemplo de aquello.

Cambiando de canal, ‘Mi Recinto’ tiene ya doce años al aire. El compadre Garañon, mal hablado, agresivo y acosador de ‘las comadres’, es protagonizado por Fernando Villarroel, quien exprime las ideas de sus ex colegas y las adecua a la misma alusión homofóbica y racista pero con efectos sonoros gastados. Su ‘idealización’ molestó a los que él pensaba que representaba. El 6 de febrero de 2005, un grupo de montubios realizó una protesta en su contra al sentirse ridiculizados por la parodia producida en forma incorrecta.

Sin embargo, estos programas, son todo un éxito. Tienen altos niveles de rating y por ende sus auspiciantes apuestan el todo por la nada contribuyendo al gran negocio para quienes lo transmiten.

Finalmente, la ‘basura’ a la programación  la pone solo el espectador que se niega a apagar la televisión, a pesar de estar consciente que la decadencia de dicha transmisión no aporta a la educación y culturalización de la ciudadanía. Pero, censurar estos programas atenta contra la libertad de quienes los defienden, entonces, mientras los ciudadanos no exijan lo que quieren ver, seguiremos teniendo la televisión que merecemos.

Anuncios
Categorías:EDUCACIÓN
  1. Fabricio Vela
    13 febrero 2012 en 5:26 PM

    Hola Moni. Total coincidencia con lo expresado, aunque agregaría un elemento: el de la crónica roja en los noticieros y su tratamiento. Este género existe, es insoslayable, pero la Tv nacional no lo procesa con seriedad, sino con morbo. Esa es otro lucha. Saludos!

  2. quark schiz
    14 febrero 2012 en 7:09 PM

    ¿Sabes qué empresas miden los ratings en Ecuador y cómo lo hacen? Que yo sepa solo hay una empresa que lo hace desde hace más de una década (Ibope Time) y el alcance de su estudio solo es urbano (de las ciudades de Quito y Guayaquil). Una muestra más amplia de pronto revelaría un panorama tanto peor.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: